De la iglesia al infierno – microcuento




«En una iglesia, un niño entró a confesarse»

-Padre, me he portado mal, he robado, ¿cómo puedo ser perdonado?- preguntó el niño con tristeza.

-Bueno hijo, el robo es algo muy malo, pero yo puedo ayudarte, vamos ahí atrás y te quitarás la ropa y yo me encargaré de limpiar tu cuerpo y tu alma.

Este «padre» era un miserable pedófilo, pero se iba a llevar una sorpresa ya que, a medida que este niño se quitaba la ropa, su cuerpo se iba transformando, cuando estuvo completamente desnudo su apariencia era demoníaca y ya no la de un tierno niño.

-¡HE VENIDO POR TI!- dijo el demonio.

-No puedes hacer eso, dijo el «padre» – esta es la casa de díos y no tienes derecho a entrar aquí-.

El demonio respondió:

-En la puerta de esta iglesia hay un ángel y él me ha permitido entrar para reclamar lo que es mío y eso es, tu alma maldita.

El demonio lo tomó y entre luces y sombras lo arrastró al infierno.

El ángel que escuchó todo, sólo dijo:

– Es verdad, aquí no debía entrar aquel demonio, pero si ya había otro dentro haciéndose llamar «padre», me pareció buena idea que un segundo entrara para llevarlo a donde pertenece….

abril 15, 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *